La curcumina es el principio activo de la cúrcuma que es extraída de la planta conocida como Cúrcuma Longa, siendo la raíz de la misma lo que se utiliza para su obtención ya que no se encuentra en otros lugares de la planta como el tallo, las hojas o las flores.

Los beneficios de la curcumina para la salud son innumerables, siendo uno de los más destacados su ayuda en la prevención y cura de todo tipo de cáncer, por algo La India es uno de los países con la menor tasa de muertes producidas por cáncer, gracias al uso tradicional de la cúrcuma como condimento en la mayoría de las comidas.

Muchos beneficios han sido descubiertos por médicos y científicos, pero también se han hecho parte de la tradición del pueblo ya que se ha divulgado esta información de generación en generación y los hindúes la han compartido con otras personas para que puedan beneficiarse de sus muchas propiedades.

Formas de consumir la curcumina

La curcumina se encuentra en la raíz de la cúrcuma, por lo cual se puede preparar como té a base de esta raíz, pero el extracto o polvo es lo que se utiliza como condimento en muchos alimentos.

Incluso se utiliza también como colorante para algunas cosas siendo la base principal del curry que le da ese característico color amarillo, por lo que cuando estás comiendo ese delicioso pollo al curry estás consumiendo curcumina, en una menor proporción, pero la estarás consumiendo.

Igualmente también se encuentra en la mostaza, permitiendo que ésta tome ese mismo color amarillo que tenían las túnicas de los monjes hindúes las cuales eran teñidas con un polvo a base de cúrcuma.

Otra forma de consumirla es con píldoras que contienen el polvo de la misma, sin embargo no se recomienda un consumo superior a 500mg al día ya que sus componentes podrían generar efectos no deseados en el organismo.

Propiedades medicinales de la curcumina

La curcumina, al ser el principio activo de la cúrcuma, tiene las mismas propiedades curativas y medicinales, entre las cuales destaca por su importancia su propiedad anticancerígena.

Dentro de las múltiples acciones que tienen en el organismo en contra del cáncer destacan las propiedades antiinflamatorias y su capacidad para reducir la proliferación de las células cancerígenas, ayudando incluso a eliminarlas gracias a que promueve su muerte natural también conocida como apoptosis.

Otra de las propiedades famosas de la curcumina es su protección al hígado y a la vesícula biliar. En la antigüedad era común utilizar las hierbas o plantas según sus colores para la cura de ciertas enfermedades, por lo que la cúrcuma fue utilizada para la cura de enfermedades hepáticas como la hepatitis, que hacen que la persona se ponga amarilla y como la cúrcuma era amarilla, se recetaba para este mal.

No estaban muy lejos de la realidad los médicos tradicionales hindúes, solo que lo que curaba no era precisamente el color amarillo de la cúrcuma, sino que su principio activo, es decir, la curcumina, elimina las células muertas del hígado y mata aquellas células dañinas que ocasionan la cirrosis y otras enfermedades de este órgano.

Beneficios principales de la curcumina

  1. La curcumina ayuda a prevenir los problemas respiratorios gracias a sus propiedades antiinflamatorias

  2. Funciona como un analgésico y calmante natural, aliviando los dolores menstruales y también los que son causados por la artritis reumatoide.

  3. La curcumina ayuda a regenerar los tejidos de la piel cuando se usa como ungüento ya que sus componentes contienen nutrientes beneficiosos para la epidermis.

  4. Se ha determinado que el consumo de curcumina también ayuda a mejorar el estado de ánimo combatiendo la tristeza y la depresión.

  5. Es un excelente protector gástrico natural ya que sus componentes ayudan a que se segreguen mejor los jugos gástricos, acelerando la digestión y previniendo toda serie de problemas digestivos.

  6. La curcumina se puede utilizar también para combatir microbios y bacterias dañinas como la salmonella, gracias a que tiene propiedades anti microbianas.

  7. Previene los problemas cardíacos: el consumo de curcumina funciona casi igual que la actividad física para prevenir los problemas cardíacos, por lo que consumirla y combinarlo con ejercicio físico diariamente ayudará a reducir casi en su totalidad el riesgo de infartos y arritmias cardiacas.

  8. La curcumina aumenta las defensas del organismo: sus principios activos penetran en el sistema auto inmune y ayudan a fortalecerlo, por lo que se recomienda consumir la curcumina en momentos de cambios abruptos de clima y situaciones de estrés o depresión que tienden a bajar las defensas.

  9. Las mujeres hindúes la consideran como amuleto de buena suerte, el famoso punto amarillo – rojizo que se hacen en la frente está hecho de polvo de cúrcuma y aceite de almendras.

  10. Una tradición hindú es colocarle un poco de cúrcuma en la frente a los bebés recién nacidos para que les atraiga una vida larga, pues es considerada una fuente de vida y eterna juventud.