Sin duda la publicidad en un negocio es fundamental, sin ella dudo mucho que se pueda dar a conocer como realmente se quiere o pretende un producto o varios me dan igual, sin duda la publicidad es la que nos ayuda en esos momentos en los que queremos recalcar algo muy por encima de los demás. El claro ejemplo lo tenemos en los supermercados, su gran cantidad de catálogos hacen que los productos que tienen en oferta esa semana sean vendidos lo antes posible, el primer paso sin duda captar la atención del cliente que conozca que sus productos preferidos han bajado de precio, y es que nada llama más la atención del usuario que ver en los folletos un dos por uno, o la mitad al cincuenta por ciento, o bajadas importantes en el precio final, es un plato suculento que los empresarios saben que nadie va a querer rechazar, como vemos en este caso la publicidad se convierte en un hándicap importante.

Pero no solo le pasa a los supermercados he puesto ese ejemplo para que pudiéramos verlo algo más claro, a todas las empresas les pasa lo mismo, intenta de una manera o de otra captar la atención de cualquiera que pase por la puerta, para ello utilizan estrategias como el poner más luz en el local para llamar la atención, luminosos reflectantes con el marcador de la hora y el día y la temperatura o simplemente con poner expositores de metacrilato con los folletos en los que se reflejan los productos y los precios que disponen. Es así como cada uno intenta buscarse las mañas para poder salir adelante, todo tiene un marketing y es justo lo que hace que sus nóminas crezcan cada día, y es que claro intentan buscar cosas que de verdad llamen la atención, por ejemplo en el caso de los expositores al estar hechos de metacrilato se pueden llegar a encontrar de diferentes maneras ya que este tipo de material es muy agradecido en ese aspecto, deja crear diferentes formas y además diferentes colores, los podemos encontrar además de muchas clases con los que jugar, bien si los queremos de pie o los queremos para ponerlos en un mostrador, cualquier idea se convierte en válida si de verdad nos buscamos las mañas para que nuestros productos estén al pie del cañón en todo momento del día.